Vida sana y deporte: La estrategia de una cooperativa para cautivar a las nuevas generaciones

Vida sana y deporte: La estrategia de una cooperativa para cautivar a las nuevas generaciones

Según un análisis de la empresa de reclutamiento Michael Page, la generación millennial, compuesta por jóvenes nacidos entre 1982 y 2000, ocupan actualmente el 30% de la fuerza laboral en Chile, y se espera que para el 2020 representen el 50%.

Relacionarse con los millennials no es tarea fácil y saber llegar a ellos es uno de los desafíos más importantes que enfrentan las distintas organizaciones. Pero, dentro del modelo cooperativo, una entidad de la Provincia de Talagante hizo una exitosa estrategia para atraerlos.

Vida sana y deporte

La Cooperativa de Ahorro y Crédito de Isla Maipo (Islacoop)* es una cooperativa de larga trayectoria en la Provincia de Talagante y que posee un amplio reconocimiento en la comuna donde tiene su sede social. Ofrece distintos productos financieros para sus más de 8 mil socios, donde su fuerte son los créditos de consumo.

Nelly Pavez, su gerente general, dice que “el plus que tiene esta cooperativa es que estamos radicados en una comuna donde confiamos mucho en la gente. Siempre hemos tratado de destacarnos un poco por la atención más personalizada y que los ejecutivos conozcan al socio y lo saluden por su nombre”.

Si bien esta organización tiene una destacada trayectoria al servicio de sus socios, dentro de la cooperativa sintieron que necesitaban generar acciones más llamativas para atraer a los jóvenes. Y así, buscando promover la vida sana y el deporte, crearon el primer gimnasio de la comunidad.

El tema del gimnasio fue nuestro gancho y nos ayudó a que el promedio de edad bajara. Ingresan muchos jóvenes y el desafío es que ellos sean los futuros solicitantes de nuestros servicios financieros. Nuestra política interna es que el gimnasio no genere renta. No nos interesa ganar plata con el gimnasio, es un beneficio para ellos”, dice.

La creación del gimnasio tomó fuerza luego de que la cooperativa se cambiara a un nuevo edificio. Ahí decidieron que la antigua sede fuera remodelada y reconvertida en un espacio donde ahora los socios realizan deporte y participan en talleres y actividades “outdoor” como caminata y cicletadas, donde han llegado a participar más de 500 personas.

Los nuevos socios

Con el tiempo este espacio fue atrayendo a los jóvenes del sector. Entre ellos a Franco Cisternas (26), quien lleva seis años ahorrando en la cooperativa. “Encuentro muy buena iniciativa que la cooperativa haya puesto un gimnasio porque sirve para fomentar que los jóvenes realicen deportes y no estén metidos en el teléfono. Además sirve para ahorrar y tienen muchos beneficios positivos la cooperativa”.

Quien también asiste al gimnasio es Hernán Flores (31). “Esto es algo novedoso. Inscribirse en una institución financiera y que te digan que también tienen un gimnasio es algo llamativo, y es positivo sobre todo ahora que los jóvenes cada vez buscamos más alternativas independientes para generar un ahorro”.

Agrega que sus amigos también se han inscrito y han podido conocer cómo funciona la cooperativa. Y cree que es importante que Islacoop “promueva otro tipo de actividades y que piense en la sensibilización de un cuidado por el medio ambiente y la vida sana”.

Flores era precisamente el tipo de socio que buscaba atraer Islacoop. Sobre todo porque llegó con una propuesta clave para modernizar a la cooperativa: medir sus huellas de carbono y de agua.

“Como socio se los propuse porque tengo una consultora que mide estos indicadores. La cooperativa le interesa esto porque en el gimnasio hay mucho consumo de agua, por eso regalan botellas reutilizables para reducir el consumo e incentivar un buen uso para la hidratación. Es una política y un modelo de trabajo que quieren empezar a implementar en ese sentido”.

Pero esta propuesta, recalca Flores, nace de la necesidad de las nuevas generaciones de empezar a visualizar el impacto que tienen las instituciones, “y de alguna manera fue para que Islacoop sea una institución que se sume a la tendencia de la sustentabilidad y que sea transparente con las nuevas generaciones”, dice.

En ese sentido, Nelly Pavez dice que ellos también son una alternativa más que válida ante las nuevas inquietudes de los jóvenes.

Somos economía solidaria, instituciones sin fines de lucro que estamos para la ayuda mutua. Entre todos hacemos que un socio obtenga lo que necesita porque nuestro discurso es que la plata es de todos. Es igualdad, y hoy en día eso está muy en boga”.

*Islacoop es socia de la Federación Chilena de Cooperativas de Ahorro y Crédito, FECRECOOP.

Autor: Diego Almazabar, https://cooperativas.emol.com/